Un ángel con guitarra

Volviendo en el coche repasamos algunas anécdotas de nuestro gran fin de semana, nos reimos con todas ellas, pero con lo que más disfrutamos fué con el momento en el que se me ocurrió dibujar unas alas en la arena y tumbarme para parecer un hada marina. Curro miraba receloso por no haber tenido la idea primero, jajaja, como un niño pequeño me dijo "las mias son de (y un pájaro que ahora no recuerdo)", y es que las alas en la arena eran muy infantiles para él.

Anteriormente, y sin pedirlo, había mencionado algunas de sus fijaciones "los faros, las manos y los ángeles", me dió mucha curiosidad saber el porqué de cada una de ellas, pero no me quedé satisfecha con su explicación, tampoco quise preguntar, porque Curro no estaba por la labor de decir más de dos palabras sobre ellas. Cuando Patri y yo dejamos de reirnos de la carita de Curro, envidiosa de niño, le dije que se me estaba ocurriendo hacerle un dibujo de él con sus alas "¡si!¡lo vas a hacer muy feliz!" dijo Patri con un destello en los ojos de "se lo merece", así que aqui estoy, colorada aún del sol, dormida y riendo por el recuerdo.

Aqui teneis a un ángel con guitarra, de voz cristalina que sana las heridas y esconde sentimientos detrás de unos ojos con algo de miedo y picardía.

Un placer haberte conocido.

1 comentario:

  1. MUCHÍSIMAS GRACIAS!!!! Qué ilusión!
    Te dije que mis alas eran de Arcángel, eso no es ningún pájaro... XD
    Ha sido un mes genial!! jeje Repetimos cuando quieras bajarte al sur. (el plan del centro también me gusta... lo tengo en cuenta)

    ResponderEliminar