Primer presente del indicativo del verbo querer




Hoy es uno de mis días favoritos del año a pesar que desde hace ya bastante tiempo no puedo disfrutarlo plenamente, la distancia hace demasiado bien de niño incordio.

Aún recuerdo cuando conocí a Patricia, y aunque es una vaga idea general, ella siempre me la clarifica desde su punto de vista. Yo, sin embargo, tan solo recuerdo que por esa época iba dando tumbos de un lado para otro, sin saber muy bien hacia dónde dirigirme, y entonces llegó ella, con sus brazos tiernos, su encantadora mirada y su nariz afilada. Sus incansables ganas de darme cariño al principio me parecían extrañas, yo no sabía lo que era eso pues nunca lo había tenido. Patricia se convirtió en mi guardiana, una guardiana tan dulce que casi no te puedes dar cuenta del coraje que esconde detrás.

Nos une un lazo invisible que hasta hace poco no he sabido definir, y creo que si tirase de él la podría traer a rastras hasta aquí. Creo que un día lo voy a intentar, jajaja.

Patricia es la persona que me ha hecho darle un sentido a mi vida, es la que me ha enseñado que la gente está muy falta de cariño y que darlo no requiere ningún esfuerzo, me ha enseñado a que no es necesario esconder tantos sentimientos, que no sirve para nada, que la vida se sobrelleva poniendo una sonrisa en la boca, que siempre hay algo que te puede hacer feliz a tu alrededor, y si no lo hay, lo buscas, me ha enseñado a ser un poco más mayor conservando mi infantilismo, y que no es necesario alterarse por todo.

Un día volvió una Paricia diferente, con una gran sonrisa y un corazón londinense, con millones de sorpresas y recuerdos. Desde ese día siento que quiero vivir esa experiencia con ella, que me enseñe todo lo que le hizo feliz esos días, compartir sus descubrimientos como cuando bailábamos en el museo. Por eso quiero regalarle todo lo que yo puedo darle de Londres, un incentivo a recordar su experiencia, esperando a que algún dia tengamos la oportunidad de vivirla juntas.

Patricia, no solo me has traido calma a mi vida, sino que cada parte mágica que hay en mi, es en gran medida tuya, porque me has moldeado con manos de amante. Por eso quiero darte las gracias princesa rana, porque te quiero y te quiero en mi vida.

Ya sabes que mi escritura desmerece todo lo que realmente siento, que mi no saber expresarme deja mucho que desear teniendo a una gran profesora cerca...pero tu ya sabes todo lo que tienes que saber sobre nosotras.

Este es mi primer presente...indicativo del verbo querer jajajaja, así que FELICIDADES!!Espero que tengas un buen día. Te quiero!!!!

Besos de manzana mordida.

1 comentario:

  1. ayer te dejé aquí una respuesta, pero se ve que me salté algún paso y mi texto no apareció!

    ya te di las gracias, pero siempre se me queda la boca demasiado pequeña cuando hablo contigo! sabes que me emocionaste y que juegas con las palabras justo como a mí me gusta, ¿tendrán algo que ver los poetas?

    te quiero tanto... te quiero como no quiero a nadie, sirena!

    ResponderEliminar